miércoles, 7 de abril de 2010

Tu luz



Tu luz. Tu luz es esa forma en la que te describe perfectamente. Todo lo que tienes para dar, lo iluminas con tu luz. Es esa luz de la que yo me enamore. Es esa luz a la yo ame. Y es que sin darte cuenta, tu eres esa luz. Me iluminaste un día con unas palabras. Esas palabras causaban en mí una sonrisa. Esa sonrisa le daba amor a mi corazón. Y mi corazón se derretía y desaparecía. Un día llegaste he iluminaste mi día. Que tal sorpresa aquel día. Sentía tu calor, sentía tu amor, sentía los latidos de ese corazón lleno de luz. Desde ese día, mis días eran otros. Todas las tardes el sol brillaba como nunca. Pero cada vez que llegabas, ese brillo desaparecía, desaparecía con tu luz. ¿Tan fuerte eres que producias todo esto? La gente se preguntaba: ¿Porque ya no habia brillo en el sol? ¿Acaso no se daban cuenta que el brillo ya no importaba? No importaba, porque tenía conmigo tu luz. Esa luz que lo tenía todo y que lo daba todo. Pasaron mis días iluminados contigo. Miles de cosas que pasaron. Miles de alegrías, agregadas a mi vida. Una navidad. Un año nuevo. Un verano completo, lleno de luz. Llamadas. Felices llamadas todas las noches. Dulces palabras para dormir. Una tierna y calurosa voz me daba esa tranquilidad al cerrar los ojos. Experiencias transformadas en oraciones. Vidas compartidas. Rutinas del hogar al labor. Batidos: preparación y proceso de ingreso al sistema digestivo. Cumpleaños y planificación de futuros cumpleaños. Historietas. Fechas importantes. Buenas y malas noticias. Problemas. Soluciones. Deseos. Canciones. Muchas canciones. Compromiso. Conocí de esa luz su verdadero yo. Una persona tierna, y de la que merece mucho amor, algo que se me hizo muy fácil de brindarle, porque lo quería tanto.Tanto. Tanto. Miles de cosas habladas, dichas, insinuadas. Son estas cosas, estos pequeños detalles que guarda tu luz. Esa luz que un día, tuviste el agrado y placer de compartirla conmigo. Fue maravilloso. Esa luz, algo muy íntimo y especial para ti, algo que marco mi vida y la lleno aun mas de felicidad. Gracias por eso. Al igual, no tuve miedo darme a conocer contigo. Quize darte algo a cambio, y lo unico que tuve para darte fue un amor verdadero, real. Son sencilla, lo sabes, pero un poco alocada en algunos momentos. El tiempo paso. Pasó de una manera especial y sencilla, tal y como lo quise. Pero tuvo un paro. No digo fin porque no creo en eso. Nada tiene su fin, hasta cuando uno deja de respirar. Esa luz, la llevo conmigo. La tengo guardada. No la pienso perder. Pero parte de esa luz, a la que me acostumbre a llevarla conmigo en mi vida diaria, se alejó. Es triste, muy triste. Esa luz nunca dejó de brillar. Nunca lo hará. Es algo natural. Es algo que iluminará la vida de otras personas, pero esas personas nunca sabrán el verdadero significado de esa luz. Secretos. Secretos son los que guardamos, la luz y yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario