miércoles, 16 de junio de 2010

Un amor con otro nombre


Comenzo con una nueva vida
una vida de varias
con miedos anteriores
pero con ganas de cambiar.
No era algo desesperado
tan solo lo dejaba llegar
deseaba que fuera algo extraño
algo muy diferente a lo demas.
Lo interesante era el tiempo
que no corria con el viento
se detenia si era necesario
para dar un vistazo a lo buscado.
Miles, miles, miles
millones, millones, millones,
cometas de colores
con un poco de dolores.
Por el momento no se ilumino
no se monstró, ni se nombró
simplemente se congeló
en el silencio en el que se guardó.
Quería conocerlo
verlo, converzar
pero mis palabras no tienen verbos
no significan en realidad.
El nombre no es lo que importa
sino la persona en la que veas cuando lo nombras
la que cambia sin demora
la que te cuida de su sombra.

Maria Luisa T.

No hay comentarios:

Publicar un comentario