viernes, 4 de marzo de 2011

Mi viernes del mal.

La felicidad es algo que complementa en nuestra vida, desafortunadamente hoy comprendí que en mi familia eso se esta desvaneciendo como el humo de mi cigarro. Nunca me imaginé que algo como esto pasaría en mi vida, nunca imaginé muchas cosas realmente pero ahora estoy sintiendo que con casa cosa nueva que pasa en el hogar, hace que mis sentimientos contra ellos se vayan poniendo mas rígidos y la verdad es que eso me da un poco de temor. Palabras y palabras solo se escuchan día si y otro no, pero siempre se dan. Hoy mis padres han decidido parar con todo esto y ya no seguir dependiendo el uno del otro, que triste no? Esto me mata muy dentro de mi porque no quiero que mi único hermano pase por lo que yo pasé hace muchos años que por cierto es una historia muy larga pero que a partir de un tiempo aprendí solo a vivir de los buenos recuerdos que quedan en mi mente.No sé ahora que nombre podrá tener estas tres personas que conforman mi hogar, pero no quiero que llegué ese momento en que esa palabra también deje de existir. El motivo es algo estúpido y razonable, ya no quiero mas conversaciones, mas discusiones, quiero a mi familia de antes, que se levantaban con una enorme sonrisa en la cara para tomar nuestro desayuno. Quisiera que ellos también puedan vivir de los buenos recuerdos y que con la vista en lo que viene mas adelante intentar llevar las cosas con una manera pasiva porque sin duda los que van a salir lastimados vamos a ser todos. Me da miedo dormir, saber la nueva historia que vendrá mañana y que tal vez no sea nada agradable. Quiero a mi familia y eso es ahora lo que simplemente deseo con tantas ansias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario