domingo, 28 de julio de 2013

Lluvia, no te vayas

Me encanta la lluvia. Aveces prefiero mas la lluvia que el sol, y mucho mejor si llueve en verano. Siento como si fuera el motivo necesario para quedarme en casa viendo una película, o simplemente el motivo justo para que esa persona se quede a dormir esa noche.

Cuando llueve me encanta sentarme a la ventana y ver como el agua cae desde lo mas alto. La lluvia puede traer muchas veces recuerdos o deseos. A mi siempre me gusta tomar un poco de las dos cosas, porque con la lluvia no me siento sola, me siento mas bien acurrucada, acogida, abrazada. La lluvia no es mala, y muchas veces puede hacer de los encuentros aún mas hermosos. La lluvia te puede llevar a la aventura, a la travesía que tal vez mucho de ustedes tienen aún que vivirla.

La lluvia me gusta porque cuando estas en tu casa hace que el tiempo corra lento, pero cuando sales a acompañarla no te deja caminar, a ella le gusta andar a un ritmo acelerado y húmedo. Mantiene unos cuantos sentidos en completo funcionamiento cuando te llega a mojar. Por eso me encanta la lluvia, porque llega sin avisar, porque después de ella salen las flores y si tienes suerte podrás apreciar un bello arco iris. Porque después de ella queda ese olor a tierra mojada que tanto me gusta. Porque te regala ese tiempo para poder reflexionar que tanto necesitamos.

La lluvia es única para mi, es deliciosa, es relajante, es un vicio. Yo, la verdad, no me canso de verla o tocarla, me encanta el agua y el tacto que tengo con ella. La sensación fría que me deja en el cuerpo de forma delicada y resaltante. Por eso me encanta la lluvia, porque con cada gota que regala, trae un nuevo fruto, una nueva flor, un nuevo vaso de agua para los que no tienen, un nuevo día para los que les gusta el sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario