sábado, 20 de julio de 2013

Que forma de perder las maneras

Que bien que en mis pupilas siga entrando luz del sol,
que bien que mi cerebro reproduzca intercambios de información,
y que a tiempo te pusiste en medio.

Que bien que con mis dedos note el frío y tu calor, 
que bien que por mis nervios corran impulsos que me cuentan que estas en mi habitación,
que no te has ido y que te tengo cerca.

No sería lo mismo imaginarte, que poder estudiarte con detalles,
usaré cada segundo que pase para poner a prueba nuestras capacidades corporales. 
Solo quedará sin probar un sentido y en ridículo por sentirnos libres y vivos.

Y que genial, que astuto e indecente y que maravillosamente oportuno,
que el sol sople viento y que a unido atrevido tu honor con el mío,
y que manera de perder las formas, y que forma de perder las maneras,
ya nada importa, el mundo ya se acaba, no quedará nada, disfrutemos de la última cena. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario