domingo, 15 de septiembre de 2013

La vez que te paraste a decirme "Hola"

Él era demasiado. Lo era cuando recién lo había conocido. Todo el tiempo estuve enamorada de el hasta los huesos, siempre caminé por las nubes cuando me cogía de la mano. No sé en que momento todo cambió, no sé en que momento él cambió y quiso modificar toda mi forma de ser. Para mi eso ya no era amor, ya no era lo que yo quería, ya no me identificaba cuando lo miraba a los ojos. Nunca dejé de luchar por la relación, nunca lo hice pero llegue a un punto donde ya no podía seguir dando pasos adelante, ya no podía porque ya el amor no tenía el mismo significado. El se comenzó a alimentar de noches, de chicas que iban y venía, se comenzó a creer el papasito, el bacán y pobre hombre, si tan solo viviera su realidad. Ahora la verdad lo desconozco, ya no se quien es cuando hablo con él, ya no es el mismo y eso me da mucha tristeza. Ahora simplemente se deja llevar por sus malos presentimientos, por sus tontas ideas, por sus falta de madurez. La vez que te paraste a decirme "Hola" se me iluminaron los ojos, pero ahora yo me paro para decirte "Adiós" con una gran lista de motivos para no verte más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario