miércoles, 25 de febrero de 2015

Un suspiro de espera

Y ahora corre, gilipollas. Sal de casa y anda a buscarla. Plántate en su puerta y coge el primer suspiro que pase por ella. Quítate los miedos de la cabeza, los viajes por la vida están hechos para poner los pies en tierra a pesar de los errores cometidos, para sonreírle a los fracasos y demostrarles que sigues ahí, de pie y con las ganas a mil. Ábrete paso entre la gente, que se jodan, ellos no tienen tus ganas de saborear la vida, ellos no tienen a alguien que siempre te espera con los brazos abiertos y con la poesía en la cama. Que sabrá toda esa gente del amor?. Llama a su timbre, no dejes que la espera te acompañe. Sube las escaleras de tres en tres, deja que el corazón patee con fuerza sobre tu pecho, deja que el tiempo se detenga congelando ese momento tan divino que esta por suceder. 

Allí está, mirándote atónita. Qué guapa está con el pelo pelirrojo mientras le tapa medio rostro y media sonrisa con tu nombre en ella. Cógele la cara con las manos y cómele la boca. Bésala con pasión, con intensidad, bésala con esa palabra que a ella tanto le gusta entonar. 

Luna ebria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario