domingo, 29 de marzo de 2015

Lo vacío de la nada

Oye, ya sé que tienes miedo.

Se trata de que nos estamos acercando y tú estas tan acojonado que necesitas poner un océano entre nosotros. Te comento que en éste momento no llevo salva vidas, ni una barca que me pueda mantener a flote. No llevo nada, tan solo la esperanza de que un día decidas mirar hacia el mar y arriesgarte a nadar. No pienses en la arena, no pienses en lo salada que pueda estar el agua, tan solo sumérgete en este mas que está tan vacío sin ti.

No tardes con la duda que ya he te comenzado a echar de menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario