lunes, 23 de marzo de 2015

Toda mi poesía la estoy gastando contigo

Un día contigo aprendí que puede existir un ser humano con cuatro patas y un solo corazón. 

Aprendí que los mejores atardeceres son los que nos imaginamos cuando cerramos los ojos mientras nos damos un beso. Que no hay frío si me tienes abrazada, que las noches son fiestas en tu cama, son campamentos de cuentos infinitos, son negocios de risas creadas por una felicidad que solo se contempla si la luz de las velas están encendidas.

Te digo que no hay mejor canal de televisión que el paisaje de tus ojos, ni mejor revista que la línea de tus manos. No hay tela mas suave que la de tu piel, ni alimento mas placentero que tus besos a todas horas. 

A veces las cosas suceden así y es que a mi no me importa gastarme contigo lo más valioso que tengo en esta vida, mi poesía. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario