sábado, 20 de junio de 2015

La guerra termina cuando estamos juntos

La diferencia está en que tú con tu sonrisa te consumes mi día de un solo trago.

Por qué te has alejado?
Si la guerra terminaba cuando estábamos juntos,
si las horas se iban de fiesta y nos despertaban cuando llegaban a casa 
después de varios días y nosotros sin darnos cuenta. 
Si mi pelo encajaba perfectamente en tus dedos
mientras te escribía poesía en los labios con mi boca.

Me cuestiono una y otra vez
porque no consigo entender esta resaca 
que me has dejado con sabor a ti.
Me pregunto y luego me lamento,
porque después de tanta magia de esta llama, 
preferías seguir durmiendo con la luz de una simple lámpara.

No sé como plasmarte
sin que el corazón esté despierto.
Me tienes en el abismo de la incertidumbre,
cogiéndome solo de una mano,
y yo, que estaba tan acostumbrada a encontrarme
en el centro de la objetividad, 
me encuentro aquí parada, 
dibujándote mientras me diferencias con el resto. 

Sabes que podría seguir aquí toda una luna llena,
pero prefiero que ahorremos tiempo
y que me beses bajo esta sábana de estrellas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario